Tecnocracia y liderazgo

Tengo que agradecer al Sr Alierta, CEO de Telefonica y presidente de la asociación de grandes empresarios de España, su intervención en los medios de comunicacion refrendando la opinión que expresaba en mi blog el pasado día 22 de Mayo. Les puedo asegurar que no sabia que esta manifestación a los medios se iba a producir, pero por otro lado era previsible que su responsables de comunicacion la recomendaran ante los numerosos ataques aparecidos en la prensa anglosajona, los mismos que hicieron que yo escribiera mi articulo.


Aprovecho este inciso para desarrollar otro tema que considero de mucho interés en el área de la gestión. No me gusta caer en tópicos, pero a veces nos hacen ver la verdad. Recordemos los grandes lideres de la historia. Churchill, Roosevelt, De Gaulle, permitanme que en España incluso cite a Felipe Gonzalez, que sin duda fue un hombre de estado con visión y capacidad de liderazgo. A su lado imaginemos a los actuales políticos. Traigo a mi memoria un vídeo de la television en el que se veía al Sr. Rajoy y al Sr. Hollande viajando en el TGV hace unos días, con sus respectivos equipos, preparando la cumbre europea que se iba a producir en breve tras su viaje. No, no estaban hablando entre ellos, no estaban tratando de afinar y alinear su visión de las cosas, no estaban, en definitiva, liderando la parte del mundo que le toca. Estaban con sus equipos, preparando power points, u hojas de datos, informes y otros documentos, inmersos en los detalles, que como suele ocurrir muchas, veces impiden ver la realidad, como los arboles que impiden ver el bosque. Estamos todos inmersos en la tecnocracia de los datos. Los lideres bajan al detalle. Y el proceso de toma de decisiones, ,eso tan importante para los seres humanos y su desarrollo, esta roto. De esto me gustaría hablar otro día en este blog.


Lo lideres deben de generar visión, delegar en niveles inferiores los detalles y nutrirse solo de las conclusiones. Generando el debido espacio de libertad a sus subordinados para que en él puedan crear. Porque en la creación esta el verdadero proceso del desarrollo. Cuando un líder, o un cargo que debería serlo, entra en mucho detalle, tiende al exceso de información. El exceso de información es enemigo de la delegación y las buenas decisiones. hace a los que deberían ser lideres personas indecisas, y propicia la incoherencia, el peor enemigo de una buena gestión. ¿No nos recuerda algo al Sr. Zapatero?. Porque si a esto unimos que lo que se lleva hoy día es un líder populista, el tema se hace mas endémico. Populismo significa que nuestros lideres miran todos los días los medios de comunicacion y analizan sus encuestas. Viven por el voto. Esto hace que se muevan a merced de ello. En conclusión, añade mas incoherencia.


No les culpo, es la sociedad quien esta determinado estas reglas. Y las grandes empresas globales. La tecnocracia, los detalles, comen el terreno a los lideres con visón. Aquellos que se distinguen por un buen criterio en la toma de decisiones. Aquellos que con la información justa fijan las metas que alcanzar. Aquellos que saben encontrar con coherencia los caminos necesarios para alacanzarlas, guiando a los demás a conseguirlas. Pero las empresas son las primeras que cambiaron el modelo. Es donde se inspiran los políticos. Los CEOs de las grandes compañias se levantan preguntándose que les tienen que decir a los inversores esta mañana para subir el precio de la acción. Muchas veces son presa de los consultores que trabajan definiendo sus programas, y en los medios de comunicación que evalúan sus resultados. Si añadimos a esto la vertiginosa velocidad a la que se mueve todo hoy en día (ver mi articulo pasado sobre la comunicación), es fácil imaginar que nuestros lideres no sean mas que un resultado de sus circunstancias, tratando de sobrevivir en un mundo que no da tiempo a nadie a equivocarse.


Resumiendo, un buen gestor es aquel que logra ese difícil equilibrio en su gestión entre control y desarrollo. Demasiado control y visión en túnel consiguiente, sin la dosis equivalente de vision amplia y desarrollo, hace a nuestras empresas y estados empequeñecerse. Sobrevivir en vez de crecer. Llevando esto al ejemplo de las grandes empresas globales, vemos con frecuencia como las decisiones se toman al mas alto nivel, incluso aquellas que debían delegarse a niveles mas inferiores. A menudo por los financieros. Y no culpo a este colectivo. No son ellos los que lo han decidido así. Además en este proceso necesitan la opinión de los niveles inferiores, a los que preguntan detalles sin fin, logrando así que trabajemos en bloques, y no en capas, para el proceso de toma de decisiones. Esto ralentiza y genera ineficientes en la medida que las empresas crecen y se hacen más grandes. Por poner un ejemplo, el presidente de una de los negocios mas importantes de una gran multinacional me comentaba: ” Javier, he propuesto una inversión que yo considero segura, y que estoy dispuesto a asumir en mi propio espacio de toma de decisiones, pero el consejo me lo ha parado” Hablamos de no mas de 250M€ de inversión, en una empresa de mas de 200.000 personas y facturacion de mas de 20 billones de Euros . Me pregunto como podemos manejar empresas donde un directivo que reporta directamente al CEO no puede asumir estas decisiones. Esto convierte a los niveles directivos en niveles inferiores en actores de su propio papel, que no pueden interpretar bien por falta del “empowerment” adecuado. Entramos en el denominado y peligros0 “micromanagement”, donde todos los niveles de decisión y espacios de libertad que deben existir se solapan, en beneficio de un control excesivo.


Dejo aquí esto retazos sobre el proceso de tomas de decisiones y el liderazgo para no hacer mas extenso este articulo. Pero seguro que volveré a tratarlo desde otros puntos de vista.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *